23 de abril de 2009

"Lotusflow3r" (2009)

.

Mientras mi “Lotusflow3r” físico viene de camino, iré comenzando por el menos importante del 3CD Box Set, así que, del CD de Bria Valente – “Elixer”, poco tengo que decir. Disco flojo para el que en esta ocasión Prince no ha esperado una segunda distribución. Ante el fracasado intento con Tamar – “Milk & Money”, por cierto, bastante mejor que éste, el artista mete su composición para la protegida de turno en su mismo pack y lo regala dentro del mismo Box Set que de momento solo se distribuye en EE.UU. Digo lo de regala porque esta vez Prince sí hace honor a sus palabras de antaño. Vende tres CD a precio de uno. Un detallazo.

Pasado el trámite, vamos a lo interesante. “Lotusflow3r” es un disco sobresaliente. Para mi es el regreso al Prince sobrado de antaño, con cierto aire despreocupado, chulesco y hasta le podría notar algo erecto incluso. Es el disco más guitarrero de toda su carrera. Esta vez sí, Prince desde el estudio suena realmente como en sus directos. Tres temas instrumentales ponen ese aire necesario a tanto desmadre donde “77 Bevely Park” me parece una composición de cuerda preciosa. “Feel Better, Feel Good, Feel Wonderful” da ese toque funk imprescindible en él que hasta parece estar algo descolocada de la línea del disco. De lo demás, algún tiempo para el jazz, pero sobre todo rock. Tal vez, la más floja “4ever” y las mejores “Dreamer” que pasará a la historia como uno de las mejores y “Crismon And Clover”, incluida esta última solo en la versión física, cuyo vídeo, por cierto, me parece una maravilla.

A todo esto he pensado una cosa, si Jimi Hendrix todavía estuviera vivo, estoy seguro que hubiera sacado un disco muy parecido al “Lotusflow3r” en algún momento de su carrera. Por eso, mis respetos al heredero del desaparecido guitarrista, Prince se ha puesto serio.

“MPLSound” una joya. Es un honor a estas alturas que el artista se homenajee a sí mismo en sus inicios. Recupera el ya suyo, Minneapolis Sound, y regresa a los sintetizadores y las baterías programadas actualizándolas a día de hoy. El disco comienza un poco flojo pero ya desde “Chocolate Box” el ambiente invita a bailar y hasta Camille se sube al carro en una fantástica recuperación que el artista hace en algunos temas de ese personaje de voz burlona de los ochenta. Las dos baladas para mi son preciosas, y he de hacer una mención especial a la segunda de ellas “Better With Me”, creo en ella una de las más impresionantes interpretaciones vocales de toda su carrera. Lo menos bueno “There’ll Never Be” y “Here”, lo mejor “Ol’ School Company” impecable homenaje a sus raices funk y a sus anteriores músicos, cuyos nombres suenan en la letra de la canción, qué mejor reconocimiento. Como a las baladas ya las he nombrado destacaré otra, y sé que a algunos os sonará raro, pero a mi me encanta “Valentine”. De las que no nombro, buenísimo Prince, temas raros, cañeros, lo dicho, un homenaje a sí mismo en sus ya más de 30 años de carrera.

Creo que Prince cierra con “Lotusflow3r” el lustro más estable de toda su historia discográfica. Nunca 5 años consecutivos habían sido tan bien parados para el artista, que parece estabilizado definitivamente con unas ideas claras aunque discutibles. No hay que negar que desde “Musicology” (2004), “3121” (2006), “Planet Earth” (2007), “21 Nights In London” (2008) y ahora “Lotusflow3r” (2009), el artista cierra un lustro lleno de buenos resultados. Records de recaudación, asistencia y beneficio en sus giras, números 1 y 2 en las listas de éxito (Lotusflow3r ya alcanzó el 2 en su primera semana de lanzamiento), e incluso se presume una “estabilidad laboral” para este 2009. Esta es sin duda, otra etapa en la carrera de Prince y es curioso poder identificarla cuando todavía no sabes si ésta ha terminado o continuará.

En cuanto a lo que rodea este lanzamiento, ya sabéis que detrás está lotusflow3r.com, cuya cuota de abonados asciende a la escalofriante cifra de 77$. Tal vez esa sea la peor de las noticias de Prince, cuyas ideas ya discrepan de mi un abismo. Creo que no se puede estar cobrando esto hoy en día por material distribuido por Internet. Para mi, la Red no es eso, y creo que Prince no la está sabiendo utilizar adecuadamente. Reconozco que la idea empresarial que desarrolla es muy rentable y a eso hay que ceñirse muchas veces, pero en este caso, todo esto me parece poco ético. Alta cuota para poco producto, y si hubiere más en el futuro debería informarse o cobrarlo por tramos. Mucha desinformación en la web y como siempre los más beneficiados creo que serán los norteamericanos que residen en su país. Sinceramente, por los pocos vídeos, audios y demás ofertados desde el inicio, por muy “nunca visto” que sea algún material, la calidad no sigue siendo buena del todo y yo veo venir un chut sin peligro alguno. Vamos, ya fueron tiempos.

Aprovecho la ocasión para recordar que housequake.com ha desaparecido. Sí, finalmente Prince los ha aburrido y ya solo queda en la Red comunidades de fans que no atentan contra sus derechos de imagen usando fotos en las que ya no aparece el artista, ni tan siquiera en los avatares. Creo que housequake.com también estaba equivocada en partes de su política, sin embargo, podría estarse de acuerdo o no con ellos. Todavía recuerdo como aquí se debatió la ocasión en la que un moderador de la comunidad holandesa dio un toque de atención absurdo a esta web por poner un link directo a un mensaje en un subforo de vídeos que tenían, pero creo que también hay que mostrar de alguna forma un agradecimiento por ofrecer tanta resistencia a la absurda idea legal que tiene Prince metida en la cabeza y también por muchas otras cosas que sí hicieron bien. Ahora ya no están, al menos a la vista, pero nunca se sabe, tal vez algún día vuelva a la carga la comunidad de fans más poderosa (para lo bueno y lo malo) que el artista tuvo.

Una vez más, alegría por un disco sobresaliente y para mi ya, indiferencia por como se promociona a sí mismo. Cada día me interesa menos lo segundo, pero me apasiona lo primero. Es una vieja receta que tenía olvidada, y por supuesto, este año, no seré socio de su club.